Energy Picker es una secilla aplicación desarrollada con el objeto de crear una base de datos de consumos eléctricos. Estos consumos electricos serviran como información de entrada para las simulaciones que deseamos realizar y con las que queremos evaluar como afectan distintos metodos de gestión de la demanda a la evolución de la curva de consumo.

Las estrategias de gestión de la demanda involucran iniciativas como disminuir el consumo de energía en las horas pico mediante la aplicación de incentivos que intentarán modificar el comporamiento de las personas.

El uso que hacemos de la electricidad depende principalmente de nuestra actividad en los distintos ámbitos en los que nos movemos: industria, residencia, comercio, servicios, etc. Esta actividad presenta una serie de patrones que varín según el calendario laboral, la estacionalidad (invierno, verano), la climatología y el coste de la energía. Es así, como en un día cualquiera, el inicio de la jornada laboral, el cierre de los comercios durante el mediodía o la mayor ocupación de los hogares en las horas finales del día, explican por qué la demanda no es idéntica en las distintas horas del día.

Las horas en las que demandamos más energía son las llamadas horas punta o de mayor consumo eléctrico. En invierno, por ejemplo, las horas punta del sistema se dan entre las 11.00 y 12.00 horas por la actividad en empresas/servicios y en los hogares (uso de hornos y cocinas), o bien entre las 19.00 y 20.00 horas por la confluencia entre actividad comercial y ocupación de los hogares. Sin embargo, en verano las horas punta se producen en las horas centrales del día, coincidiendo con los momentos de mayor temperatura.


Durante estas horas, es más costoso producir la electricidad porque es necesario que funcionen las centrales de producción más caras, que son también las que más CO2 emiten. Además, todo el sistema eléctrico tiene que dimensionarse para poder atender la demanda en este reducido número de horas.

Si bien el término de gestión de la demanda se viene utilizando como aquellas acciones encaminadas a, mediantes distintas señales, inducir cambios en los patrones de consumo del cliente con el fin de adecuar la demanda a la oferta, en un entorno liberalizado conviene diferenciar entre los tipos de señales. Así, se puede hablar en general de participación activa de la demanda, como los cambios que se producen en el consumo como consecuencia de la respuesta ante una serie de incentivos o señales de precio, así como por la acción de los operadores del sistema (TSO y DSO) para la búsqueda de una eficiencia global en el uso de activos eléctricos.


Realizado por: